7 consejos para volver a entrenar en septiembre

Seamos sinceros: volver a entrenar no siempre es fácil y más después del verano. Durante las vacaciones, la rutina de entrenamiento no suele ser una prioridad. ¡Y eso está muy bien! Al fin y al cabo, es el momento perfecto para dejar de lado todas las preocupaciones, relajarse y descansar totalmente.

Pero después del parón estival, hay que volver a la rutina diaria. Retomar los hábitos, incluidos entrenamientos, que no es algo fácil. La depresión posvacacional hace que falte mucha motivación. Y esto ocurre, sobre todo, en ámbitos como el trabajo, las tareas domésticas y también en la rutina deportiva.

Si te cuesta volver a la rutina o encontrar la motivación después de tu merecido descanso, estos consejos te ayudarán a entrenar en septiembre y recuperar una vida activa y saludable.

Padel Train Like A Local in Portugal

1. Piensa en lo que te gustaría hacer

En lugar de pensar en los típicos objetivos, piensa primero en lo que quieres hacer. No tiene sentido que te obligues a hacer entrenamientos que no te gustan, cuando a lo mejor hay otras actividades que realmente preferirías practicar. Y, como siempre es mejor divertirse haciendo deporte, puedes buscar entrenamientos que rompan con tu vida cotidiana: ya sean deportes al aire libre, actividades diferentes o probar algo totalmente distinto.

Prioriza actividades entretenidas. ¿Qué tal atreverte con el yoga aéreo, el skate o el Pole Dance? Seguro que en Urban Sports Club encuentras lo que buscas.

2. Tómatelo con calma

Tras unas semanas de descanso, no es recomendable volver a entrenar con una carga de esfuerzo similar a la que llevabas a cabo antes de verano. No solo desde el punto de vista de la motivación, sino también para tu cuerpo. Así que vuelve gradualmente a tu antigua rutina deportiva -o crea una nueva-, sin demasiada presión. No es necesario que des el 100% de inmediato. Gestiona tus expectativas y tu motivación, así evitarás la frustración y abandonarlo a los primeros días. Los objetivos más pequeños son más fáciles de alcanzar, y conseguirlos rápido hará que tus ganas sigan en aumento.

3. Escucha a tu cuerpo

Este punto está directamente relacionado con el anterior. Lo mejor es tomárselo con calma y escuchar atentamente a tu cuerpo. Por cierto, este es un consejo que deberías tener siempre, no solo cuando retomes el entrenamiento después de un descanso, sino en cualquier momento.

Intenta averiguar qué puede ser bueno para ti y qué necesitan tu cuerpo y tu mente. Si quieres volver a realizar entrenamientos más intensos, debes prestar mucha atención a lo que dice tu cuerpo, y entender cuáles son los límites y lo que es cómodo. Aumenta la intensidad de manera gradual, sin exigencias excesivas. Apuesta por actividades en las que puedas controlar fácilmente la intensidad, como por ejemplo la natación.

También puedes optar por una sesión de meditación, un masaje o una tarde de spa para apostar por tu bienestar. Eso es tan importante como la propia formación.

4. Haz tu propio plan propio y cúmplelo

«Debería…», «La semana que viene seguro…», «mañana me pongo a tope…». Las excusas nunca se acaban cuando no encuentras motivación. Sin embargo, si haces el esfuerzo de hacer ejercicio, valdrá la pena. Esa sensación de haber hecho algo por ti y la segregación de serotonina justifican el esfuerzo y son razones más que suficientes para comprometerte con tu próximo entrenamiento.

Y para que te resulte más fácil alcanzar tus objetivos, te recomendamos prepararte un plan. Pero realista, por supuesto, y con baja intensidad para empezar. Elige tus clases favoritas para empezar la semana y resérvelas a través de Urban Sports Club. Sobre todo al principio, porque es más fácil compromoterse con actividades que sabes que te gustan. Te lo pensarás dos veces antes de cancelar tus sesiones de entrenamiento cuando te dé pereza. Un horario semanal bien organizado también te ayuda a planificar otras actividades de ocio y las tareas de trabajo, y a asegurarte de que tienes tiempo para todo lo que quieres hacer a lo largo de la semana.

5. Pequeñas metas, grandes logros

Ya sabes que si llevas tiempo sin hacer deporte, es importante que empieces poco a poco para que te vayas acostumbrando. Así que, en lugar de empezar con una sesión de cardio súper intensa, mejor opta entrenamientos regulares, de menor intensidad y más cortos. Así, con el tiempo, aumentarás la resistencia y la fuerza muscular.

Establece pequeños objetivos para conseguirlos. Por ejemplo, haz un entrenamiento de 30 minutos tres veces a la semana durante las primeras semanas, y luego auméntalo gradualmente. O haz al menos 2 actividades diferentes a la semana.

Los pequeños logros te reforzarán y darán más confianza. Así que empieza poco a poco y con calma. Consigue tus objetivos. Mejora tu rendimiento. Y luego ve aumentándol

6. Entrena en compañía

Entrenar en compañía aumenta la motivación y te hace sentir doblemente bien. Así que, ¿por qué no reunirte con amigos para hacer cualquier actividad? Uno de los mejores consejos para volver a entrenar en septiembre es hacerlo acompañado. Además de hacer algo divertido con amigos, también tienes un compromiso extra, ya que os apoyáis mutuamente para entrenar juntos. Es como tener un plan que tienes que cumplir no solo para ti, sino también para los demás.

¿Y cuáles son los mejores deportes para practicar en compañía? Realmente todos. Cualquier deporte será mucho más divertido con alguien. Pero hay algunos que realmente lo exigen, como el tenis, el pádel o el fútbol. La escalada también es una gran opción, así como el golf o el baile.

7. Tómate un (breve) descanso

Si acabas de hacer una escapada o unas vacaciones largas. Y en esos primeros días tras la vuelta, puede que sigas soñando de nuevo con la playa o el último viaje. Y eso, cuando queda todavía mucho para las próximas vacaciones, resulta aún más frustrante. Para contrarrestar la depresión posvacacional, mímate con pequeñas escapadas. A veces no aprovechamos nuestro tiempo libre, pero hay muchas maneras de disfrutar de tu tiempo de ocio como si estuvieras de vacaciones. Puedes divertirte mucho entre el trabajo, en casa o con amigos ¿Qué tal si haces una mañana de kayak, una tarde de salting o un fin de semana de senderismo? O simplemente puedes desconectar con un masaje relajante o una sesión meditación. Encuentra algo que te permita salir de tu rutina, aunque solo sea por unas horas.

Sabemos que la «vuelta al cole» cuesta, pero con deporte, volver a entrenar en septiembre se hará más ameno -y saludable- con estos consejos. Así que ponte las pilas y dale caña a los entrenamientos.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te gustaría saber más sobre la oferta deportiva corporativa de Urban Sports Club?