¿Es bueno el masaje después de entrenar? Preguntamos a expertos

¿Has ido al gimnasio, te has metido una buena paliza y no sabes cómo vas a reponerte? Lejos del método de la abuela de beber agua con azúcar, existen grandes profesionales que te pueden asesorar sobre la manera en la que puedes recuperarte para volver a sentir las ganas de entrenar. Quizá no seas un deportista de élite, pero como cualquiera a quien le gusta cuidarse sabes que la recuperación óptima es necesaria. Los masajes son una gran ayuda, pero el abanico de ofertas es tan amplio que corremos el riesgo de no apostar por el adecuado. Por eso, hemos hablado con dos expertos que nos han asesorado y nos han revelado si de verdad el masaje después de entrenar nos ayuda a recuperarnos y cómo podemos escoger el que más nos ayudará.

Sergio Tobas Domínguez, especialista en fisioterapia deportiva, nos dice en primer lugar que “no hay evidencia científica que demuestre los beneficios fisiológicos del masaje post esfuerzo». En cambio sostiene que “el benéfico psicológico es evidente”. Para Sergio, el masaje después del entreno “contribuye a la disminución del dolor”. Sin embargo, asegura que “existe una problemática entre lo que la evidencia científica sugiere y lo que el empirismo refleja”. 

El experto habla de “dicotomía» y de “doble rasero» pero afirma que “el masaje puede activar el sistema parasimpático y actuar a nivel del sistema nervioso central garantizando relajación y una percepción de mayor recuperación”. A pesar de esto, Tobas nos explica que todo esto es difícil de evidenciar. “Para que la evidencia fuera pura tendríamos que poder medir con certeza la cantidad de presión que hacemos sobre la piel”, comenta. Pero no todo son dudas. Tobas nos dice que aunque «la evidencia esta muy limitada a este nivel”, la experiencia de los profesionales demuestra que el masaje “ayuda, seguro”.

Coincide con Tobas Domínguez el fisioterapeuta Juanan Hernández, quien sostiene que “existen distintas hipótesis que intentan justificar la efectividad del masaje deportivo de manera objetiva aunque no están 100% demostradas”. Tal y como nos explica Hernández, entre los beneficios que se señalan destacan la eliminación de productos de deshecho o el aumento de la vascularización. Y como Sergio, Juanan nos dice que «lo que más peso tiene sin duda es el factor subjetivo de recuperación porque el masaje genera a esa persona una sensación de recuperación subjetiva, de bienestar”.

Así, los dos especialistas coinciden en que el masaje nos ayuda más desde el punto de vista psicológico que desde el punto de vista fisiológico. Sin embargo preguntados por cuál es el masaje que más nos ayuda en este segundo sentido, uno y otro nos dicen que el masaje después de entrenar es un masaje médico básico. Hacen referencia a los esfuerzos del marketing por vendernos cosas distintas e insisten en la necesidad de ponerse siempre en manos de un auténtico profesional que pueda entender nuestras necesidades. No se trata por tanto de que escojamos el mejor masaje si no de que elijamos el centro con mejores profesionales.

Presencia atención e intención son como nos explica Tobas los objetivos del fisioterapeuta. “El masaje siempre es individual en torno al deportista”, asevera. “Todo terapeuta tiene que ser capaz de adaptar su técnica a cada paciente”, agrega. Y puntualiza: “el éxito está en lograr una sintonía entre paciente y terapeuta”. Por eso para Sergio “existen tantos masajes como pacientes hay y como situaciones que abarcan al paciente hay”.

Con Urban Sports Club, que te permite convertir tu ciudad en el mayor centro deportivo del mundo y practicar más de 50 actividades deportivas indoor y outdoor en más de 7.000 recintos, puedes también reservar tu cita en cualquiera de estos espacios para darte una sesión de spa o relajarte en manos de un fisioterapeuta que facilite tu recuperación con un masaje después de entrenar. Todo para que puedas volver a la carga con más fuerza, relajado y muy motivado.

Recuerda que aunque el deporte nos ayuda a vernos mejor físicamente, su verdadero potencial es el de hacernos sentir mejor por dentro por eso no debemos verlo como una obligación sino como un momento que nos dedicamos a nosotros mismos para conectar desde la mente con nuestro cuerpo. Así, debemos entender nuestros entrenamientos como un pack de experiencias y sensaciones, que se inicia en el momento en que escogemos la ropa que vamos a ponernos y termina en el momento de la relajación y vuelta a casa. No podemos descuidar ningún detalle si de verdad queremos hacer del deporte parte importante de nuestra rutina diaria.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te gustaría saber más sobre la oferta deportiva corporativa de Urban Sports Club?